[Christopher D. Wauters Molina - Revista Mucho Más]

PENAS MÁS DURAS SÍ EVITAN CRÍMENES
Mi Opinión

En estos días hemos vivido un torrente de emociones, esperanzas y espera, y todas ellas con un final poco deseado, el que todos en nuestro fondo pensamos que va a pasar pero que por otro lado tenemos una luz que nos dice, que porque no va a aparecer Laura Luelmo viva.

Una Zamorana que llega a Huelva como profesora para cubrir una sustitución, y que a los pocos días de estar allí, sale a correr con toda naturalidad y derecho del mundo, pero no vuelve a casa de esa carrera. Una vez desaparecida escuchamos frases como, "¿Que hacia corriendo sola alejándose del pueblo?", y son frases que la gente pronuncia sin conciencia, y a las que rápidamente al contar hasta 10 se dan cuenta de que a ver si el problema va a ser que una persona quiera hacer deporte, no que pueda existir un monstruo capaz de hacerle algo.

Pasados unos días de búsqueda, sucede lo que nadie quería, la Guardia Civil encuentra el cuerpo sin vida de Laura, y a partir de ahí comienzan las investigaciones que llevan a cabo nuestros magníficos cuerpos de seguridad del estado, a los que nunca se les está ni estará suficientemente agradecido por el trabajo que realizan.

Toca comprobar si la muerte de Laura fue accidental o violenta, como también era de esperar, pero nadie lo quería, se comprueba que fue una muerte violenta, ahora toca buscar al culpable. Y rápidamente detienen a un presunto culpable, Bernardo Montoya, he de decir presunto aunque según leo en informaciones, esta misma mañana ya ha confesado el crimen.

Este individuo, persona, o más correctamente dicho, animal, monstruo, indeseable,... Escucho en la noche de ayer en la radio que tiene antecedentes por robo, pero que además cumplió en su momento una condena de 17 años por lo siguiente, (siéntense bien y lean), entrar a robar en un domicilio de una anciana de 80 años, al ser descubierto por la misma, en un forcejeo le apuñala en el cuello, la victima lo identifica y pasa un tiempo determinado en prisión, al salir va en su búsqueda y a modo de venganza la asesina, por lo que pasa 17 años en prisión.

Y a la conclusión que llego es la siguiente, ¿Que hacía este... (pongan el calificativo que quieran) en la calle? ¿De verdad alguien  duda aun de que la Prisión Permanente 'Revisable'? (subrayo lo de revisable) debe tener cabida en nuestro Código Penal, señores, con esa condena en vigor, Laura Luelmo quizás estaría viva, porque este individuo estaría en prisión de por vida por el anterior asesinato. ¿Qué vale una vida? Y según tengo entendido el asesino confeso de Marta del Castillo sale a la calle en menos de dos años, y esa familia aun no ha podido ni enterrar a Marta, ahí lo dejo.

Quiero terminar este artículo con una reflexión muy interesante y con mucha razón que compartía ayer en redes sociales una prima mía, y que me dejo todo el día con la frase en la cabeza, 'Te enseñan a no ir sola por sitios oscuros en vez de enseñar a los monstruos a no serlo, ese es el problema'.

DEP Laura...